Semillero aromático al estilo huevera



Las hierbas aromáticas crecen fácilmente y proporcionan una espléndida primera cosecha a los pequeños jardineros. Esta actividad podría hacer germinar un interés imperecedero por la botánica o la agricultura.

INSTRUCCIONES

Enseña al niño a llenar la huevera: primero, haced un pequeño agujero en el fondo de cada hueco con el clavo, para facilitar el drenaje. Después, poned unos pocos guijarros, tierra y dos o tres semillas en cada hueco. Poned un poco más de tierra para tapar las semillas. Regadío todo y colocadlo en una ventana soleada, sobre una bandeja, para evitar la suciedad. La huevera debe mantenerse húmeda y, cuando despunten las plantas, entre 2 y 5 cm, trasplantadlas a los recipientes de arcilla, sin olvidaros de poner guijarros en el fondo y más tierra por encima. A la hora del trasplante, sacad las plantas una a una de la huevera procurando dejar el montoncito de tierra alrededor de la raíz. Mantened las macetas húmedas, en una ventana soleada, y recogeréis cosecha todo el año.

AMPLIACIÓN

Estimula el desarrollo del gusto y el olfato en el niño con este juego de «La gallina ciega cata hierbas». ¿Es capaz de identificar, mediante el olfato y el gusto, las variedades que hayáis plantado? Recuérdale que las personas ciegas suelen tener estos dos sentidos mucho más desarrollados porque los necesitan para conocer el mundo que los rodea.

Hablale también de que, en muchas culturas, las hierbas se usan en cosmética y medicina. Seguro que en vuestro barrio, o en las cercanías, hay alguna herboristería; lleva allí a tu hijo para que vea directamente las hierbas medicinales.

En algunas culturas se cree que algunas hierbas poseen cualidades específicas. Acudid a la biblioteca y consultad algún libro sobre estas «personalidades» especiales.

Comentarios de los jugadores

primavera, casa animada, sopa de letras para jugar, Trabalenguas con pl, sopa de letra.