Plastilina casera



Demos color a los días de lluvia con un poco de plastilina de colores y un chorro de imaginación. Esta plastilina casera sale barata y es fácil de hacer. Dile al niño que te ayude a medir los ingredientes y a seguir las instrucciones, dos aprendizajes muy provechosos para la escuela.

INSTRUCCIONES

Mezcla la harina y la sal. Añade poco a poco el aceite y el agua. Pon un par de gotas de colorante alimentario. Si queréis varios colores, dividid la masa o aumentad las cantidades. Amasad la mezcla hasta que quede homogénea. Si os parece pegajosa, añadid harina. Guardadla en una fiambrera hermética de plástico. Algunas personas opinan que esta plastilina dura más si se conserva en la nevera.

Si queréis hacer una colección de figuras artísticas, dejad que se sequen y endurezcan al aire durante 2 o 3 días. También se pueden hornear un par de horas a 250 °C. Cuando estén duras, dadles una mano de látex y, cuando se seque, pintadlas con rotuladores de colores o acuarelas.

AMPLIACIÓN

A veces, los niños quieren hacer algo pero no se les ocurre nada. En vez de darle ideas sin más, podéis hojear un cuento con ilustraciones de personajes humanos o animales que al niño le gusten. Léele el cuento y pregúntale si le apetece reproducir en plastilina alguno de los personajes.

Comentarios de los jugadores

primavera, casa animada, sopa de letras para jugar, Trabalenguas con pl, sopa de letra.