Pitos



Esta sencilla actividad proporciona mucha práctica con los números y desarrolla el sentido de la correspondencia uno a uno. El juego termina con un pequeño festín de palomitas de maíz, de modo que procura iniciarlo a la hora de la merienda.

INSTRUCCIONES

Participan dos jugadores. Enseña al niño los dados normales y que se fije bien en cada cara. Dile que vais a construir un juego de dados más grandes con puntos grandes que sean fáciles de contar. Dile que dibuje a lápiz los puntos necesarios en cada cara de los cubos; procura que vaya contándolos a medida que los dibuja. Cuando termine, que los pinte con rotuladores. Dejad que se seque bien la tinta antes de empezar a jugar con ellos.

Los jugadores tiran un dado por turno y cuentan el número de puntos que les salga. Dos puntos ganan dos palomitas, tres ganan tres palomitas, etc., excepto el uno (el pito), que hace perder una palomita.

Jugad durante el tiempo que hayáis determinado previamente y al final, contad cuántas palomitas tiene cada uno para saber quién es el ganador. Como colofón de este sencillo juego de matemáticas, tanto los perdedores como los ganadores se comen las palomitas.

AMPLIACIÓN

Si el niño es capaz de manejarse con dos dados a la vez, usad los dos. En esta modalidad, los pitos descuentan dos piezas en vez de una. Cuando el niño haya aprendido a contar sin dificultades los puntos de cada dado señalándolos uno por uno, intenta que empiece a sumarlos (por ejemplo, uno más tres, cuatro).

Cuéntale que el nombre de «pitos» para los unos viene del juego de dómino. A lo mejor el abuelo sabe contárselo con gracia y enseñarle, además, algunas expresiones que sustituyen a los números en algunos juegos de azar, como «la niña bonita», por el 15.

Comentarios de los jugadores

primavera, casa animada, sopa de letras para jugar, Trabalenguas con pl, sopa de letra.