Imanes conmemorativos



El único límite de los imanes conmemorativos es la imaginación del niño. Aquí caben todas las épocas y creencias, desde las más religiosas hasta las más populares, desde las más generales a las más particulares. Esta divertida actividad estimula la creatividad del niño y trabaja la motricidad fina.

INSTRUCCIONES

Haz una lista de las festividades que se celebran en la familia. Después, dile al niño que dibuje símbolos de estas fiestas con el lápiz. Por ejemplo, una máscara por carnaval, una moneda en honor del ratoncito Pérez o una vara de azucena por San José. Cuando esté satisfecho del dibujo, que lo utilice como plantilla para recortarlo en fieltro; luego puede adornarlo con el rotulador, un poco de purpurina y trocitos de fieltro de otros colores. Después, pegadle detrás un poco de plancha o cinta magnética cortada a medida. El imán conmemorativo ya está listo para decorar la puerta de la nevera.

AMPLIACIÓN

Estos imanes no sólo sirven para divertirse haciéndolos, sino que pueden ser también una forma de dar más sentido a los acontecimientos o fiestas que celebréis y para aprender algo más de su historia. Proponte la lectura en común de al menos un libro o cuento relacionado con el tema de cada uno de los imanes que el niño haga. Después, ahondad en los misterios. ¿Quiénes eran los Reyes Magos? ¿Por qué se hacen hogueras en San Juan? ¿Por qué se hace la mona de Pascua? Y al día siguiente, el niño irá con su saber recién adquirido y com los imanes a la escuela: otro lugar donde también se estudian las fiestas comunes.

Comentarios de los jugadores

primavera, casa animada, sopa de letras para jugar, Trabalenguas con pl, sopa de letra.