Conductores del calor



Es posible que el niño se haya fijado en que, para coger algunas cazuelas, se usa una manopla o trapo de cocina pero para otras, no. La siguiente demostración sirve como sencilla introducción práctica al concepto de conductores y, al mismo tiempo, como refuerzo de una importante lección de precaución.

INSTRUCCIONES

Llena el cuenco de agua caliente y dile al niño que meta ahí la cuchara de palo. ¿Se calienta la cuchara? Ahora dile que pruebe con la de metal. ¿Se calienta un poco la cuchara de metal? Cuéntale que unos cuerpos permiten el paso del calor y otros, no. Los que permiten el paso del calor se llaman conductores y están hechos de una sustancia conductora. ¿Cuál de las dos cucharas es un cuerpo conductor, la de madera o la de metal? Deja que el niño repita el experimento con otros objetos metálicos y no metálicos, como clips, imperdibles, peines de plástico y pajitas de papel. Ayúdalo a deducir que el metal es buen conductor pero la mayoría de las otras sustancias, no.

AMPLIACIÓN

Enseña los dos cazos al niño. Cuéntale que cuando se cocina, se tiene que agarrar uno con manopla, pero el otro, no. ¿Cuál será el que se tiene que agarrar con manopla? ¿Por qué se tiene que coger con una manopla? Enséñale la manopla y pregúntale si será un cuerpo conductor. Dile que los cuerpos que no son buenos conductores del calor se llaman aislantes.

Ayúdalo a aplicar lo que ha aprendido a las situaciones cotidianas. Por ejemplo, el broche del cinturón de seguridad del coche puede estar ardiendo en un día de mucho calor. Y también los toboganes metálicos del parque se calientan mucho al sol… ¡ojo!

Comentarios de los jugadores

primavera, casa animada, sopa de letras para jugar, Trabalenguas con pl, sopa de letra.