Acertijos en el supermercado



A veces, ir al supermercado con los más pequeños es una pesadez, pero si se planea con un poco de tiempo, la compra se convierte en una excursión de gran valor educativo. Os proponemos un juego de adivinanzas que desarrolla las capacidades intelectuales del niño al tiempo que llenáis el carro de la compra.

INSTRUCCIONES

Dile al niño que vais a jugar a las adivinanzas. Empezad por una sección concreta del supermercado, por ejemplo, la frutería. Consulta la lista e inventa una adivinanza sencilla, como: «Es roja y crujiente, ¿qué es?». Si el niño no acierta, dale más pistas, por ejemplo: «Blancanieves le dio un mordisco», o «Estoy al lado de las naranjas». Cuando lo adivine, dile cuántas quieres y que te ayude a contarlas y meterlas en el carro. Otros acertijos pueden ser:

Te hago llorar cuando me cortas. (La cebolla.)
Negras o blancas, nos comen por racimos
o nos convierten en vino. (La uva.)
Oro parece, plata no es. ¿Qué es? (El plátano.)
Blanca por dentro, verde por fuera.
Si quieres que te lo diga, espera. (La pera.)

AMPLIACIÓN

El supermercado es idóneo para practicar clasificaciones. Cuando vayáis de un pasillo a otro, dile al niño que se fije en la distribución y colocación de los productos. ¿Qué nombre le pondría a cada pasillo? Ayúdalo a identificar la sección de lácteos, la de congelados, la de productos que no son de comer, la de panadería y pastelería, etc. Jugad a adivinar en qué sección encontraréis tal o cual producto, comestible o no.

Comentarios de los jugadores

primavera, casa animada, sopa de letras para jugar, Trabalenguas con pl, sopa de letra.


adivinanzas de productos de supermercado, travalengua/de platano.