A gominolar gominolas



Este juego es excelente para entretenerse en viajes largos. A pesar de su nombre, alto en calorías, ¡no contiene azúcar! Aunque las toméis de tres en tres, el juego de la gominola desarrolla el razonamiento deductivo y la capacidad de extraer conclusiones.

INSTRUCCIONES

Un jugador piensa en un objeto y dice cosas sobre ese objeto sustituyendo el nombre por la palabra «gominola». Los demás intentan adivinar de qué se trata. Con los más pequeños, hay que hacerlo fácil: «Las gominolas escarban la tierra para enterrar huesos. Saco a mi gominola de paseo todos los días. Las gominolas ladran». El jugador que piensa la palabra va diciendo frases hasta que alguien adivina de qué se trata. Puede usarse la palabra gominola para sustituir sustantivos o verbos: «Tengo una gominola en la mano. Tú me gominolas la espalda y yo te la gominolo a ti».

AMPLIACIÓN

A lo mejor algún pequeño se anima a escoger una gominola. Encuanto a los mayores, pueden enriquecer el juego con un sistema de puntuación decreciente, por ejemplo: si se adivina a la primera, 6 puntos; a la segunda, 5 puntos, y así sucesivamente.

Comentarios de los jugadores

primavera, casa animada, sopa de letras para jugar, Trabalenguas con pl, sopa de letra.